Más   
info   
Libro 'Beber agua de mar' Ir a versión no móvil

La (falsa) religión New Age

Es la que nos quieren imponer los que mandan.

Qué es

Es la religión del individualismo: cada uno con su Dios que cada uno se construye como quiere.

Un aspecto fundamental de esa religión es que es una creencia (unos “valores”, como dicen los que mandan), que debemos mantener siempre en la ambigüedad (no debemos en ningún momento definirla, escribirla, o concretarla), a continuación se explica el por qué.

Receta

Tome un poquito de cada cosa que le guste y con ello constrúyase su Dios a su medida. No debe definirlo ni tener muy claro cómo es. Lo único importante es que Ud. se sienta bien, que le acalle cualquier remordimiento.

Los ingredientes que habitualmente se usan son los siguientes:

- un poco de ecología (“la Madre Tierra”, con mayúsculas)

- un poco de budismo (“buscar el bien para todos los seres sintientes”)

- un poco de antitaurino (“pobrecitos toros”)

por supuesto su Dios:

- Se comunica directamente con Ud. Los deseos de Ud. son lo que Dios quiere, pues “todo ocurre porque Dios quiere o lo permite”. Ciertamente que en estos tiempos, no nos queda más remedio que esta comunicación directa, al no haber casi curas verdaderos.

- Su Dios siempre le dará la razón y su beneplácito. Ud. se sentirá bien con él, pues puede cambiarlo tantas veces como quiera.

Es importante que no escriba la receta ni pese los ingredientes.

Ponga todos los ingredientes en la batidora, acciónela durante y rato y ya tiene preparada su religión.

Gracias a que Ud. no ha escrito ni pesado los ingredientes, puede cambiar la receta (cómo es su Dios), en cualquier momento.

Así, si se hace amigo de un torero, puede quitar ese ingrediente. O cuando va de viaje puede añadir a su budismo que “los bichos voladores que se van a estrellar y morir en el parabrisas de mi auto no son seres sintientes” o añadir que “hay seres más sintientes que otros, y yo soy más sintiente que ellos”(*). Igualmente las lagartijas que pise y mucho menos los mosquitos que aplaste contra la pared. Cuando vaya de viaje también le conviene añadir a su ecología y amor por la “Madre Tierra” que su capacidad de regeneración es inmensa, y aunque Ud. queme unos cientos de litros de gasolina, no importa.

Cambiar “sobre la marcha” nuestra creencia es lo mejor para nunca “sentirnos mal”, tener “mala conciencia”, descubrir que “me he equivocado”, que “no soy perfecto”, o que “no soy el mejor” (**).

Cómo imponen semejante creencia

Dicha creencia no tiene “ni pies ni cabeza”, es totalmente una locura. ¿Cómo es posible que esté tan extendida?

Sabemos que dicha creencia es la que promueven los que mandan por todos los medios (tv, películas, libros, espectáculos,...), que la gente está tan agobiada con la subsistencia que no tiene tiempo ni energía para resistirse a las mentiras circundantes. La consecuencia es que dicha creencia es la que mucha gente dice profesar (y está convencida de ella, cree haberla elegido libremente).

Antes la Iglesia era un bastión de defensa de la Verdad. Como en 1958 la corrupción llegó a la cima, pues ya ni ella defiende la Verdad y la gente tiene que luchar sólo con sus fuerzas.

Esta falsa religión la intentan imponer a todo el mundo. Puede que toleren o incluso fomenten, usen temporalmente, alguna otra creencia como arma contra la religión verdadera (el cristianismo). Pero finalmente acabarán también con las otras, pues aunque falsas, son un obstáculo para la implantación completa de la New Age.

Mentiras principales que suele tener

“La Tierra no es el centro del universo” (y callan en las escuelas ¡y hasta en la web del CSIC! que con el modelo geocentrista de Tycho Brahe se calcula igual de bien la posición de los astros).

“La Tierra tiene millones de años de antigüedad” (y nos meten noticias sobre el tema todos los días en los medios, hacen películas, parques para niños, juegos,...; cuando hay pruebas irrefutables contra el evolucionismo. Y evidentemente, cuando en USA algún profesor de universidad las presenta, es expulsado)

El hombre mejora la naturaleza
“El hombre daña a la naturaleza haga lo que haga” (si no fuera por la mano del hombre este paisaje de la imagen no existiría, sería otra ladera empinada más)

En el tema religioso nos quieren hacer creer que:

- “La única regla que tenemos que seguir es no hacer daño a nadie” (según nuestro criterio, puro subjetivismo que es la esencia de la falsa religión)

- Jesucristo era sólo un hombre muy sabio, que no era Dios. (A pesar de que en él se cumplieron hasta con detalles minúsculos todas las profecías que hay sobre él en el Antiguo Testamento, los judaicos actuales siguen sin reconocerle).

- Que la Virgen no fué madre de Dios. (Que Jesucristo no tuvo un nacimiento milagroso, preservando la virginidad de su santísima madre, aunque el Antiguo Testamento que los judaicos creen y siguen está lleno de milagros).

- Que todas las religiones son iguales (evidentemente, si Ud. se ha inventa una religión que le manda no pagar las deudas al banco, o los impuestos, Ud. irá a la cárcel igualmente)

- Que no hay una verdad. Que cada uno tiene derecho a tener su verdad (siempre que no vaya en contra de lo que dice el banco o el gobierno).

Evidentemente, los que mandan no dicen a los musulmanes o a los anglicanos “que todas las religiones son iguales”, “que no hay una verdad”, pues esos ya están en caminos equivocados, ya van camino de la condenación. Eso sólo se lo dicen a los cristianos para que se aparten de su camino al cielo.

Consecuencias de las creencias New Age

Es más difícil establecer vínculos estables la gente, pues lo que creemos hoy mañana podemos cambiarlo.

Es más difícil resolver las discrepancias, pues cada uno tiene su ley.

Fomenta el aislamiento, el endiosamiento, el egoísmo. Que es lo que quieren los que mandan: cada uno viviendo solo en su casa con su lavadora, su tv, su telefonillo, su auto, sus impuestos personales, trabajo autónomo, sus creencias,...

(*)

Como la novela “La rebelión en la granja”, de George Orwell, donde los cerditos que mandan, al lema inicial “todos los animales son iguales” añaden “pero unos son más iguales que otros”.

(**)

No dejar por escrito nuestras creencias nos permite mantener ideas contradictorias y que el papel no nos las recuerde:

- Creer en la reencarnación pero decir que nuestra madre “está en el cielo”

- Creer en la reencarnación y a la vez creer que “todos vamos al cielo”

- Quejarnos de que “los dogmas nos limitan” pero no quejarnos de que siempre dos más dos sean cuatro, independientemente de nuestra voluntad.


Conferencia: "Agua de mar y Hamer: sus límites"

Hora y sala pendiente de concretar (entre el 29 de sept. y el 1 de octubre).

www.biocultura.org




Más info   


Copyright  



Aviso legal



Arriba