Más
info
miniatura de la portada Martin13.com
Libro 'Beber agua de mar'

Los que mandan

Quienes son

Es gente que no aparece en los medios (prensa, tv, ...) o sólo muy esporádicamente y por noticias que no tienen nada que ver con su verdadera actividad. Forman fundaciones, institutos, grupos, oficialmente dedicados a “acciones humanitarias”, “derechos humanos”, “estudios”, “por la paz”,...

Los políticos son sólo títeres de los que mandan de verdad. Al menos todos los de la España europea. Probablemente todos los del resto de Europa e igualmente de Hispanoamérica, China,...

La cadena de mando

Los que mandan dirigen organizaciones secretas (Nota 1). Éstas dirigen las organizaciones más importantes (ONU y todos sus organismos, partidos, medios, grandes empresas,...). El resto de organismos y empresas se ven obligados legal, económica o socialmente a seguir las condiciones que van marcando los primeros.

ejército del malEn las grandes empresas o medios de masas sí que hay a alto nivel personas que vigilan o dirigen las líneas maestras (que saben lo que hacen), pero el personal de último nivel está perfectamente engañado de para quién trabaja, igual que el soldado en la guerra, o el masón aprendiz. En particular, a los periodistas a nivel de calle, es que ni se les ocurre salirse de lo “políticamente correcto” y de la línea de su medio. Y muchos intuyen o saben que, al tratar con sus jefes, la regla para no tener problemas o para triunfar es que hagan las cosas que les gustan a sus jefes “sin que ni siquiera el jefe se las tenga que pedir” (como dijo el juez Elpidio Silva explicando todo esto).

Qué quieren

Su fin último es que cada uno de nosotros nos condenemos. (Como a “el partido” en la novela 1984, no aceptan ni un pensamiento verdadero ni en el momento de la muerte, para que así entremos con el peor pie en la otra vida). (Ver explicación con dibujos en este documento ).

Su agenda (mayo 2017)

Los que mandan parece claro que han pasado de imponernos un sistema capitalista (pronúnciese “economía social de mercado”), donde lo que impera es el dinero, a un sistema terrorista, donde lo que impera es el miedo.

Tal como presagiaba la novela 1984 de Orwell:

“El espionaje, las traiciones, las detenciones, las torturas, las ejecuciones y las desapariciones se producirán continuamente. Será un mundo de terror (...) Ése es el mundo que estamos preparando, Winston. Un mundo de victoria tras victoria, de triunfos sin fin, una presión constante sobre el nervio del poder.”

Cómo lo intentan

Dado que los que mandan controlan en gran parte del mundo casi todos los sectores sociales (política, Vaticano, economía, medios de masas -tv, prensa, radio, películas, espectáculos), pues por todos ellos nos influyen.

Tanto por los medios más materiales: de represión: policía, ejército, grupos terroristas,... de debilitamiento: leyes sanitarias, empresas de “alimentación”; como por medios más inmateriales: educación, medios de masas, libros, sitios de falsas noticias en internet (oficiales o conspiranoicas),...

Por los medios inmateriales fomentan tanto:

- la adhesión al sistema que ellos imponen

- el rechazo al sistema alternativo

- la confusión en las mentes

- tener distraída la mente de la gente (con informaciones de falsas alternativas al sistema para la gente con inquietudes sociales, telenovelas o prensa rosa para otro público, informaciones de marcianos para los que les gusten esos temas, etc.)

La estrategia que usan

Por estar dirigidos por el Diablo (“el Señor de la mentira”) usan el secreto, el engaño, la mentira. En particular, siempre “impulsan la acción y controlan la reacción, la disidencia”, tal como explicamos aquí. Es decir, siempre crean falsas disidencias.

Cerrando cada vez más el cerco

Los que mandan no controlan todo el mundo. Quizá haya continentes o países menos controlados. Hay sectores sociales menos controlados. Imponiendo un gobierno mundial (dirigido por ellos) quieren acabar con todo esto. Es por ello que las sociedades secretas (la masonería, en particular -ver Nota 2) tienen como objetivo la destrucción del estado y de la Iglesia. Tanto sirve la destrucción de los estados como vaciarlos de poder, de independencia. Con ello se aseguran que la gente, vote lo que vote, no sirva para cambiar nada, pues los que mandan son “los mercados” (gente anónima con dinero) u organizaciones de la ONU (que no son democráticas) y que deciden los sistemas educativos, la sanidad o la economía.

Para destruir los estados o vaciarlos de poder usan las privatizaciones (de empresas o servicios públicos) y la competencia económica internacional (para eso los “fondos europeos” financian carreteras, para facilitar la competencia). Con ésta también van acabando con las pequeñas y medianas empresas, pequeños y medianos agricultores. Su ideal es que todos trabajemos para cuatro grandes empresas dirigidas por ellos (como autónomos o como empleados con “contratos basura”).

Destruir los estados no significa que desaparezcan los impuestos, sino todo lo contrario.

Fijémonos que en Europa pagamos al menos un 40% de impuestos (Ud. cobra 100 por un trabajo que ha hecho, 25 se los quedan los que mandan, realmente Ud. recibe sólo 75. Con esos 75 Ud. va a comprar y cuando se los gasta, al vendedor sólo le da 60, otros 15 los paga de impuestos). Además en España se paga como impuesto cada año el 1% del valor de la vivienda. Eso simplemente quiere decir que en 100 años hemos tenido que volver a pagar la vivienda, que cada 100 años los que mandan se apropian de nuestra vivienda.

Por diferentes medios (despilfarro, corrupción, mercados,...) los estados cada vez “necesitan” más dinero, “necesitan” subir los impuestos o crear nuevos. Pero ese dinero no es utilizado libremente por el estado, sino que sirve sólo para pagar los intereses de la deuda y para pagar a las grandes empresas que ellos controlan (armamento, farmacéuticas, construcción, telecomunicaciones,...). Cierto es que también sirve para pagar las pensiones: cada vez más reducidas y difíciles de conseguir.

Medios que usan contra la religión

Su objetivo último es que nos condenemos, para ello quieren que nos olvidemos de Dios y del camino para llegar a Él: la religión. Que dejemos de tener fe. Nuestra fe es algo inmaterial, que no pueden cambiarnos directamente. Sólo pueden usar medios indirectos:

Ejemplos de medios indirectos:

La novela “1984” de Orwell explica todo esto. Aqui tienen un comentario sobre la misma que muestra cómo el Demonio es quien inspira a “los que mandan” de la novela (“el Partido”).

Cómo comprobar lo que aquí se afirma

Algunas de las cosas que aquí se afirman son resultado de experiencias personales del autor o informaciones de amistades que lo han vivido de primera mano.

Pero la idea general cualquiera que abra los ojos puede comprobarlo por sí mismo accediendo en internet a fuentes de información oficiales, no a sitios de personas desconocidas que no facilitan en qué se basan para decir lo que dicen, o que se basan en libros de autores que cuentan experiencias personales, creíbles o no pero no verificables por cualquiera.

Para identificar gente que pertenece a organizaciones secretas como la masonería hay incluso informaciones oficiales. Por ejemplo:

a) puede verse que la alcaldesa de Barcelona es masona pues la web mujeresmasonas.org reproduce una entrevista y otras informaciones suyas.

b) en wikipedia puede verse que el marido de la reina de Inglaterra -el Sr. Felipe de Edimburgo- es jefe de la masonería allí.

c) en una web rotaria, (no una web de rumores y hechos incomprobables), se informa de que el Sr. Bergoglio, cabeza de la secta Vaticana, es miembro honorífico de los Rotarios de Buenos Aires, organización condenada por la Iglesia. En esta otra web pueden ver el documento de agradecimiento suyo a su nombramiento y las condenas de la Iglesia a los rotarios, ya en 1928.

La Iglesia castiga con excomunión a los cristianos que entran a formar parte de la masonería (la excomunión es el peor castigo, la separación del cuerpo místico de Cristo). Es una condena “ipso-facto” (automática, en el mismo momento de firmar su adhesión, sin necesidad de condena formal) y sólo puede ser perdonado el castigo por el papa, no por el cura de la parroquia o el obispo. Evidentemente, todo esto los masones lo abrogaron cuando en 1958 colocaron a uno de los suyos a hacer de (falso) papa. (Todo esto está en el Código de Derecho Canónico de 1917, artículo 2335 y ss.: “Nomen dantes sectae massonicae aliisve eiusdem generis associationibus quae contra Ecclesiam vel legitimas civiles potestates machinantur, contrahunt ipso facto excommunicationem Sedi Apostolicae simpliciter reservatam.”)

La Iglesia condenó desde sus inicios (hace 300 años) la masonería por tener como fin la destrucción de los estados y de la Iglesia. Por ello, recordando utilizar el “por sus frutos les conoceréis”, podemos identificar masones:

- cuando atacan a la Iglesia o a la doctrina

- por sus estrechas relaciones con falsas religiones (la reina de Inglaterra es cabeza de la secta anglicana), el Sr. Bergoglio (y Ratzinger) mantenían muy buenas relaciones con judaicos (visitaban sus sinagogas, les permitían hacer ritos judaicos en la catedral de Buenos Aires, etc.)

Hay mucha más información en sitios web oficiales sobre las relaciones de los masones con los judaicos, basta con querer verla.

Qué debemos hacer

Pues lo que nos dijo la Virgen en Fátima: (y nos repiten otras varias apariciones avaladas por la Iglesia hablando sobre estos tiempos finales de apostasía generalizada y supresión del sacrificio perpetuo -misa) que hagamos penitencia: examen de conciencia, contrición -pues no hay curas con quien confesarse dada la situación como se explica aquí-, etc.

Nota 1

Aquí se entienden como organizaciones secretas las que las encíclicas identifican, sea cual sea su nombre, por:

- adscripción por juramento

- los miembros deben cumplir con todo lo que les mandan los superiores

Nota 2

Los objetivos de la masonería están expuestos en algunas encíclicas, no en libros de autores conspiranoicos. Hay mucha información (y contrainformación) en internet sobre el tema. En esta web hay un artículo que la explica. Aunque dicha web pertenece a la secta conciliar (en manos actualmente de la masonería), ofrece informaciones correctas.



Copyright  -  Aviso legal   -   Arriba