Más
info
miniatura de la portada
italiano español français Русский

Mito del agua de mar que alcaliniza

(y así prevenimos el cáncer)

(Ver más mitos )

"El agua de mar alcaliniza el cuerpo porque es alcalina (porque tiene un pH mayor de 7)"

  1. El vademécum francés de 1975 decía que el agua de mar isotónica tenía un pH de 7,2.

  2. En un análisis de un agua de la costa mediterránea de España, al cabo de unos meses de ser recogida de la playa, se observa que el pH está alrededor de 7. (El pH además, varía con la temperatura).

  3. Aunque el agua de mar que bebiéramos tuviera un pH alcalino, no hay una relación directa entre beber líquidos ácidos y acidificarse (o alcalinos y alcalinizarse)
    Por ejemplo: Está comúnmente aceptado que el zumo de limón alcaliniza, y es bien ácido.

Y cualquier sustancia que injiramos se encuentra, en el estómago, con los ácidos digestivos que son bien fuertes.

El agua de mar ayuda al cuerpo a mantenerse en su pH neutro por un mecanismo más indirecto:

(explicado en el libro "Beber agua de mar"):

El agua de mar renueva el líquido que rodea a todas las células del cuerpo, con lo que todas ellas empiezan a funcionar mejor. Entre ellas, varios grupos (órganos) se dedican (entre otras cosas) a expulsar las sustancias ácidas del cuerpo. Con ello ayudan al cuerpo a mantenerse con un pH neutro.

El agua de mar limpia el cuerpo pero podemos estar por otro lado ensuciándolo por las hormonas que segregamos al tener pensamientos negativos, (tal como afirma aquí el Dr. Rumler: " Las impresiones psíquicas pueden convertir el pH alcalino (del cuerpo) en ácido"), o tomando azúcar y medicamentos.

Y es preciso recordar que, cuando limpiamos el cuerpo, puede empezar a realizar reparaciones que, interpretadas incorrectamente por no conocer las leyes del Dr. Hamer, pueden causarnos graves perjuicios.

Salvedad: aquí estamos hablando que la ingesta, bebida, de agua de mar no alcaliniza, equilibra directamente el cuerpo; otra cosa es la inyección intravenosa de suero marino, o su introducción por el ano para ser absorbida, o la que podemos absorber en la boca cuando la bebemos y mantenemos largo rato en la boca.

La inyección en el cuerpo de un líquido que no es neutro (que es ácido o alcalino) si que tiene un efecto directo sobre su alcalinidad o acidez. Es decir, cuando inyectamos un suero convencional (que son más o menos ácidos), estamos acidificando directamente el cuerpo.

Mito de la acidez como causa del cáncer

"Con el agua de mar no tendremos cáncer porque Otto Warburg (1931) decía que el cáncer sólo puede desarrollarse en un medio ácido y sin oxígeno"

Pueden encontrar la tesis de Warburg aquí   (-en inglés-)

En ella podemos ver que con su tesis él solo pretende prevenir el 20% de los casos de cáncer, que considera de causas internas. El resto (el 80%) consideraba que tenían causas externas.

Y sólo prevenir, pues desconocía que el cuerpo fuera capaz de eliminar las células cancerosas.

Warburg observó que, privando de oxígeno a las células, éstas se volvían cancerosas.

Pero ese hecho no explica:

Todo lo anterior sí lo explica Hamer, junto con los síntomas que el enfermo tendrá durante su curación y qué debe hacer el paciente para provocarla.

Muchos tratamientos (no medicinales) pueden ayudar, pero lo decisivo es que el enfermo supere la causa que nos indica Hamer.

Además Warburg aceptaba que el 80% de los cánceres estaba producido por sustancias externas.

Gracias a Hamer sabemos que esto no es así, sino que hay un factor emocional decisivo, que explica que haya gente con los pulmones llenos de alquitrán que no desarrollan cáncer de pulmón.

Si somos creyentes (nuestra vida está dedicada a Dios, sea cual sea nuestro estado), todas las penas que suframos (hasta las más pequeñas) y las dificultades que (con la gracia de Dios) superemos para continuar viviendo y sirviéndoLe, nos sirven para pagar por nuestros pecados y ganar más mérito para la vida eterna. ¡Gran alegría en cada una!
Copyright - Aviso legal - Bendita eres Santa María, madre de Dios
Arriba