Más
info
miniatura de la portada

La guerra de 1936 en España

La batalla por el dominio del lenguaje es la primera.

Los anti-Dios intentan cambiar el sentido a las palabras (ver al final los ejemplos) y los creyentes intentan mantener su significado verdadero.

(El Diablo es el señor de la mentira).

Bandos en la guerra

La diferencia más importante es su actitud ante Dios.

  1. Bando de los creyentes (con Franco al frente), en él lucharon los requetés.

  2. Bando de los anti-Dios

Evidentemente, dado que el Demonio tienta a todos (creyentes incluidos), hubo alguna pequeña zona donde pelearon creyentes contra el bando creyente (fueron derrotados).

Atrocidades cometidas en el territorio de los anti-Dios

Como se explica más en el artículo sobre el Demonio, él inspira toda separación:

En la guerra de la Vendée, a finales del s.XVIII en Francia, otros anti-Dios usaron los mismos métodos pero en mayor grado: allí arrasaron con todo y todos (viejos, mujeres, niños, ganado, edificios, cosechas) de esa región de Francia.

Atrocidades cometidas en el territorio de los creyentes

Seguro que las hubo, pero no alentadas ni consentidas por Franco.

El bombardeo de Barcelona produjo 1.000 víctimas civiles y arrojó 44 toneladas de bombas. Aunque cada persona es importante, compárese con los 4.000 toneladas de bombas arrojadas en tres días sobre Dresde, o Colonia con 35.000 toneladas de bombas durante 250 bombardeos, por no hablar de Nagasaki, Hiroshima.

Sobre el bombardeo de Barcelona, La Vanguardia 24/3/1938, pág. 1:

«L'Osservatore Romano» confirma la intervención del Vaticano contra los bombardeos de poblaciones civiles. Ciudad del Vaticano. — El órgano de la Santa Sede, «L'Osservatore Romano», publica una información confirmando que el Papa ha intervenido directamente cerca de Franco para que sean atenuados en lo posible los horrores de la guerra, y especialmente para que se suprima la práctica de bombardeos contra las ciudades abiertas y las poblaciones civiles de la España republicana. Dicho periódico recuerda que la Santa Sede ha lamentado siempre las violencias, y en todo momento ha hecho obra de persuasión y moderación, a fin de atenuar en todo lo posible las dolorosas consecuencias de la guerra, recuerda igualmente que la Santa Sede intervino varias veces para salvar a personas o rehenes en el transcurso de la guerra civil española.

Como reacción a ese bombardeo, el secretario de Estado estadounidense, Cordell Hull, escribe oficialmente que “cuando la pérdida de vidas humanas entre la población civil no combatiente es quizás mayor que nunca lo haya sido en la historia, creo que estoy hablando en nombre de todo el pueblo norteamericano cuando expreso un sentimiento de horror por todo lo sucedido en Barcelona...”.

Fuente: hemeroteca.lavanguardia.com

Pocos años después ellos fueron los artífices de horrores mucho más grandes en Dresde, Colonia, Hiroshima, Nagasaki,...

Postura de la Iglesia

La Iglesia tardó un año en respaldar plenamente a Franco porque:

Además quizá nadie esperaba que el alzamiento se convertiría en una guerra de 3 años, sino que se resolvería rápidamente, como muchos otros anteriores de los siglos XIX y XX.

Palabras cambiadas el verdadero sentido

Bandos de la guerra

Rojo: Apelativo con el que el bando creyente llamaba a los anti-Dios. Quizá porque al Demonio le gusta separar todo, también la carne de la sangre (matar), y entonces aparece el color rojo.

Nacional: tan nacional español era un bando como el otro. Los anti-Dios se lo asignan actualmente al bando de los creyentes porque ellos también quieren acabar con que la gente se organice en naciones.

Republicano: los anti-Dios decían defender “la república”. Pero en la “república” antes de la guerra ya había mucho terrorismo consentido por el gobierno, por lo que no era república, sino un estado terrorista (como los de ahora en casi todos los sitios). Y lo fue mucho más cuando al iniciarse la guerra entregaron las armas a los partidos políticos del “Frente Popular”, que no las usaron para imponer la ley, sino para sembrar más terror en su mismo bando.

Rebelde: los anti-Dios decían que el alzamiento fue una rebelión. Rebelión es un levantamiento contra los “poderes del estado”, contra el “orden público”, pero es que entonces los que mandaban ni usaban los “poderes del estado” ni con ellos defendían el “orden público”. Mucho menos durante la guerra, durante la que todavía en 1938 los observadores externos recomendaban unidad en el bando anti-Dios para ganar la guerra (*).

Partidos en el bando anti-Dios

Comunistas, anarquistas, socialistas: El Diablo nos ofrece diferentes malas opciones para que cada uno elija la que menos le repugne. Los tres partidos son diferentes caminos para llegar al mismo sitio: el imperio del mal. Evidentemente, el nuevo militante, como el masón aprendiz, no sabe para quien trabaja.

(*) División en el bando anti-Dios

“Un día le preguntábamos a un ilustre escritor norteamericano que nos visitaba: ¿Cuál cree usted que debe ser nuestra fórmula para conseguir la victoria? —Lograr—-nos contestó — la unidad compacta y, mientras más simple mejor, de todos los elementos nacionales.”

En 1938 todavía estaban divididos los anti-Dios. Además, en vez de reconocer la guerra perdida (pues Franco les bombardeaba a voluntad y ya estaba cruzando el Ebro, como señala otra noticia en la misma página), destruyeron y asesinaron hasta el último día que salieron huyendo por la frontera hacia Francia. (Matando, por ejemplo, al obispo Polanco a pocos kilómetros de la frontera).

Fuente: La Vanguardia de 24/3/1938 página 1.

Salvedad

Este artículo no pretende ser una exposición equitativa de las atrocidades ocurridas en ambos bandos, pues es discutible el criterio en que basar la equidad: ¿dedicar la misma extensión de texto?¿extensión en base al número cuantitativo de muertos? etc. Por ello aquí se ha optado sólo por recordar los hechos más callados o tergiversados por la historia que escriben los que mandan.

La veracidad de lo escrito se basa en que son afirmaciones publicadas por gente del bando anti-Dios: políticos, periodistas y verdugos de los mártires:

En cualquier caso, el que busque la verdad la encontrará sin mucho esfuerzo.

Si somos creyentes (nuestra vida está dedicada a Dios, sea cual sea nuestro estado), todas las penas que suframos (hasta las más pequeñas) y las dificultades que (con la gracia de Dios) superemos para continuar viviendo y sirviéndoLe, nos sirven para pagar por nuestros pecados y ganar más mérito para la vida eterna. ¡Gran alegría en cada una!
Copyright  -  Aviso legal      
Arriba