Más
info
miniatura de la portada
italiano español français Русский

No está claro cuándo morimos

Los médicos todavía no saben cuándo alguien está muerto

Incluso con “muerte cerebral” hay gente que revive, como narra esta noticia.
Los médicos consideran que todos estos síntomas pueden indicar erróneamente la muerte. Sólo el último es prueba irrefutable de la misma:
Fuente: Teología de la salvación. Royo Marín. p. 271

Otras “resurrecciones”

Además de la noticia citada arriba de “muerte cerebral”, abundan las noticias que muestran hechos que la medicina no sabe explicar, como que el cerebro puede mantener sus funciones aun sin riego sanguíneo, y, una vez vuelta la consciencia, la gente no ha perdido facultades:

Una mujer de Florida sobrevive tras pasar 45 minutos sin pulso
"A pesar de estar 45 minutos sin pulso, la mujer no sufrió daño cerebral"
Los médicos se disponían a pronunciar la muerte (...) cuando un bip en un monitor indicó un latido del corazón (La Vanguardia.es)
Una anciana despierta en la morgue tras pasar 11 horas en un refrigerador
(No había pulso en la carótida ni antebrazo, ni respiración. Sin reflejo pupilar.) (ABC.es)
Un bebé chino se despierta llorando cuando estaba a punto de ser incinerado
Después de ser declarado muerto y de pasar 15 horas en la morgue a -12ºC, un bebé en China despertó cuando estaba a punto de ser incinerado. El personal de la funeraria escuchó los sollozos del pequeño. (ABC.es, DailyMail)
Tres médicos dieron por muerto a un preso que «resucitó» antes de la autopsia
“Los dos facultativos que se encontraban en las instalaciones, ambos con más de treinta años de trayectoria profesional, certificaron su fallecimiento, al igual que hizo el médico forense de la comisión judicial que se personó en Villabona.”“la persona permanece sin signos vitales aparentes durante un largo periodo de tiempo.” (ABC.es) (no presenta daño cerebral aparente)
Hamer, en sus libros, explica los casos en que se pueden producir estas situaciones.










Si somos creyentes (nuestra vida está dedicada a Dios, sea cual sea nuestro estado), todas las penas que suframos (hasta las más pequeñas) y las dificultades que (con la gracia de Dios) superemos para continuar viviendo y sirviéndoLe, nos sirven para pagar por nuestros pecados y ganar más mérito para la vida eterna. ¡Gran alegría en cada una!
Copyright - Aviso legal - Bendita eres Santa María, madre de Dios
Arriba