Más
info
miniatura de la portada Martin13.com
Libro 'Beber agua de mar'

Mitos equivocados del agua de mar

última modificación: 7/17

Mitos y su aclaración :

"Con el agua de mar no tendremos cáncer porque Otto Warburg (1931) decía que el cáncer sólo puede desarrollarse en un medio ácido y sin oxígeno"

Pueden encontrar la tesis de Warburg aquí   -en inglés-)

En ella podemos ver que con su tesis él sólo pretende prevenir el 20% de los casos de cáncer, que considera de causas internas. El resto (el 80%) consideraba que tenían causas externas. (Ver más explicación)

"El agua de mar alcaliniza el cuerpo porque es alcalina (porque tiene un pH mayor de 7)"

Aunque el agua de mar que bebiéramos tuviera un pH alcalino, no hay una relación directa entre beber líquidos ácidos y acidificarse (o alcalinos y alcalinizarse)
Por ejemplo: Está comúnmente aceptado que el zumo de limón alcaliniza, y es bien ácido. (Ver más explicación)

"El agua de mar es la panacea, sirve para todo"

No sabemos por qué Eurípides dijo que "El agua de mar cura todos los males del hombre", pero, al menos, los males de esta época, es evidente que no es así.

Pueden ver aquí otras sorprendentes afirmaciones de los médicos de la época greco-romana (información no apta para niños).

Tal como decía un médico italiano en el s.XIX:

"el agua de mar está provista de principios activísimos, que deben producir efectos muy visibles sobre el cuerpo humano, pero conviene estudiarla minuciosamente antes de lanzarse a pronunciar un juicio, antes de establecer en qué enfermedades pueden obtenerse resultados útiles y en cuáles es inútil o perjudicial" Guastalla, 1842.

"El agua de mar no tiene contraindicaciones, no tiene efectos secundarios"

"Tomando el agua de mar diluida, isotónica, no nos producirá ninguna reacción adversa"

Si algo nos parece que no tiene contraindicaciones, es que no lo conocemos suficientemente.

En el Diccionario Vidal de 1975 (Vademécum de Francia) decía que el agua de mar no tenía contraindicaciones. Utilizar el agua de mar para lo que no sirve es perder el tiempo, lo cual puede verse como una gran contraindicación sobretodo en los casos graves.
En 1975 Hamer todavía no había publicado sus descubrimientos. Ahora, gracias a ellos entendemos mejor lo que son las enfermedades, con dos consecuencias:

Como se explica en el libro, el agua de mar puede provocar que el enfermo empiece a recuperarse de sus dolencias y esta recuperación agote su energía vital o no sepa entender correctamente lo que está haciendo su cuerpo.

"Hay gente que no tolera el agua de mar"

"Primero tenemos que comprobar que no somos intolerantes al agua de mar"

"El agua de mar no es para mí porque me da dolores de cabeza, bajadas de tensión, cansancio,..."

Si conocemos los descubrimientos de Hamer entendemos correctamente los síntomas que el agua de mar nos puede producir al empezar a tomarla. (Ver ejemplos de síntomas aquí)

"Si tenemos diarreas, esto indica que se esta realizando la limpieza del intestino"

"El agua de mar iniciará su acción con una limpieza de colon"

"La defecación líquida que se presenta al inicio de la práctica de tomar agua de mar es una depuración intestinal beneficiosa"

Si al beber agua de mar nos produce diarrea es porque hemos tomado demasiada. Es un sufrimiento y una irritación inútil del intestino, para hacer una limpieza de intestinos, mejor hacerla siguiendo el método Shank Prakshalana.

"La diarrea desaparece una vez el organismo se acostumbra a los nuevos niveles de ingesta de sal saludable"

Si hemos tenido diarrea y seguimos tomando la misma dosis, acabaremos muriéndonos.
Diarrea es ingesta excesiva de agua de mar. El cuerpo no puede acostumbrarse a ningún exceso.

"El agua de mar es beneficiosa porque contiene todos los elementos químicos"

El efecto benéfico del agua de mar es innegable y en parte se debe a su composición química pero el mayor beneficio, con gran diferencia, se obtiene cuando se bebe sin haberla calentado por encima de 44 grados.

Al calentarla por encima de 44 grados pierde gran parte de su efecto y no ha cambiado su composición química. Ello indica que hay algo que no es la composición que es lo que hace el agua de mar tan beneficiosa. (Ver explicación más extensa)

Una casa después de un terremoto tiene la misma composición que antes (cemento, hierro, ladrillos), pero ya no sirve para nada.

El grafito (de las minas de los lápices) y el diamante, tienen la misma composición química (puro carbón) pero todos sabemos lo diferentes que son.

La nieve, el hielo, el agua, tiene la misma composición, pero tienen muy diferentes utilidades.

El agua de mar que calentamos al cocinar nos sigue siendo útil porque nos aporta todos los minerales y un sabor estupendo, pero sin su mejor efecto medicinal.

"El agua de mar, con su zooplancton y fitoplancton es nutritiva"

"El agua de mar es el nutriente más completo de la Naturaleza"

La cantidad de zoo y fitoplancton en un litro de agua de mar, normalmente es inferior a un miligramo.

Una pastilla puede tener unos 500 miligramos. Imaginen lo pequeño que es un miligramo.

Por tanto, el agua de mar es nutritiva por su aporte de oligoelementos (elementos químicos que necesitamos en pequeñísima cantidad que quizá no están presentes en nuestra comida industrial habitual).

Pero su aporte de proteína e hidratos de carbono es insignificante.

Y sólo de oligoelementos no se puede vivir. Hay que comer patatas, arroz, pan, lentejas,...

Un náufrago se hidrata y nutre con agua de mar

La "sopa marina" contiene todos los nutrientes que necesita cada una de nuestras células

En la experiencia de náufragos voluntarios que realizó la Fundación Aquamaris en Canarias, los participantes perdieron entre 1 y 2 kilos de peso diarios.

El náufrago se hidrata con el agua que produce el cuerpo al quemar sus carbohidratos (se hidrata a base de consumirse a sí mismo). Este agua se llama "agua metabólica".

(Tomando agua de mar el náufrago sobrevive más días, pero no indefinidamente).

"El agua de mar tiene una concentración de sales mayor que la que puede soportar nuestro organismo"

"La carga de minerales es muy grande para la mayoría de las personas"

No se trata de tomar sólo agua de mar, sino como complemento alimenticio.

Se puede beber el agua de mar sin diluir sin ningún problema para el organismo (un vaso). Pero luego el cuerpo nos pedirá beber, nos dará sed hasta que bebamos de agua normal el triple de lo que hayamos bebido de agua de mar (tres vasos). En vez de agua normal también podemos tomar fruta o verduras (que tienen mucha agua dentro).

Si tomamos agua de mar y luego nos resistimos a hacer lo que nos pide el cuerpo (beber agua normal), evidentemente que nos perjudicamos.

Si tomamos más de un vaso de agua de mar rápidamente, desbordamos la capacidad de asimilación del cuerpo y nos dará diarrea y deshidratación. Si lo tomamos a lo largo del día, damos tiempo al cuerpo a sentir sed y tenemos tiempo para satisfacerla bebiendo agua normal (o comiendo fruta y verdura) y no nos da diarrea.

"Los peces no enferman por estar todo el día bañados en agua de mar"

"En los océanos no existe la obesidad"

No sólo en el mar, sino en cualquier ambiente no influido por el hombre. ¿Dónde enferman más? Pues donde más les hacemos vivir una vida diferente de la suya natural:

La enfermedad es propia de los hombres, de sus errores (aparte de accidentes, intoxicaciones, etc. que no son directamente producidos por sus errores, aunque puede que lo sean indirectamente), ya que los animales no pueden equivocarse, su comportamiento no es libre.

Si algún animal salvaje enferma, no dura vivo ni cinco minutos, pues cada animal tiene sus predadores que se lo comerán en cuanto su comportamiento se aleje del óptimo, ya sea por estar moribundo de viejo o por enfermedad.

"La terapia marina de Quinton"

Hay un libro de Jarricot (seguidor de Quinton) de 1921 que se titula “Método marino” (en francés: “Méthode marine”). Pero no es fácil de obtener. En cualquier caso, no tiene mucho sentido buscar prescripciones concretas, pues podemos tomar bebida toda la que nuestro intestino sea capaz de aceptar sin problemas (mientras las heces salgan con forma), o podemos inyectarnos varios litros (isotónica) sin ningún problema. (Recordemos que los problemas pueden venir por los síntomas de curación que puede producir).

"El agua de mar cura la tuberculosis"

El libro "Beber agua de mar" contiene las citas de los libros de Quinton y Jarricot que afirman lo contrario: "después de unas semanas de reanimación sorprendente, la enfermedad retoma su curso".
Gracias a que ahora conocemos a Hamer entendemos mejor lo que ocurría.

"El agua de mar es estupenda porque a María y a José les ha ido de maravilla"

Los testimonios de otras personas son valiosos como indicadores, pero no son garantía de que a nosotros nos convenga lo mismo.

Tenemos que entender lo mejor posible cómo actúa el producto / remedio o tratamiento, porque el mismo remedio no nos conviene a todos, porque estamos en circunstancias diferentes.

Mi primo me habla entusiasmado del camión que se ha comprado para transportar las vacas. Pero a mí, para ir a ver a mi abuelita, me va mejor una bicicleta.

Si de algo sólo nos dicen bondades,...
No hay nada que nos convenga a todos en todo momento.

Cuando algo no tiene contraindicaciones o sirve para todo, es que nos falta conocerlo mejor.

Vea cómo Ud. puede inventarse un remedio con éxito (de forma consciente o inconscientemente equivocada pero con buena imagen).

Como en todo, con el agua de mar no hay que excederse.

Si y no.

Si vemos, podemos correr y no sufrir accidentes.
Si no vemos, andando despacio nos caeremos.

Habitualmente hay un límite en la cantidad que una persona puede beber, pero hay circunstancias especiales (p.ej.: hemorragias) en las que la persona necesita una gran dosis (isotónica, inyectada) y rápidamente, y no dársela, es un grave error.

La precaución no sustituye el conocimiento.

Sólo el conocimiento nos libra del error de usar el agua de mar para lo que no es (y perder el tiempo, que no es poco) y del error de usarla cuando no debemos.

Si no entiendo las instrucciones de un aparato, por mucha precaución que ponga puedo estropearlo.

Cuanto menos conocemos lo que estamos manejando más prudentes tenemos que ser. Pero podemos llegar tarde por esa prudencia.
Incluso con una gran prudencia podemos tener graves daños, en función de nuestro estado. Si estamos ciegos, por muy despacio que nos acerquemos a un precipicio, nos caeremos.

El agua de mar es como un superdeportivo que es preciso saber manejar para no tener accidentes. Los accidentes no son culpa del agua de mar, sino nuestra, por no haber estudiado Hamer que nos enseña lo que nos puede ocurrir cuando nos estamos curando. Hamer nos enseña a conducir el superdeportivo.

Aparte de lo dicho en el anterior apartado (conocer lo que dice Hamer para no confundir con una enfermedad los síntomas de curación que nos puede producir el agua de mar), el agua de mar nunca nos va a dañar nada siempre que respondamos a lo que nos pide el cuerpo: si tomamos un vaso de agua de mar sin diluir el cuerpo nos va a pedir que bebamos agua normal, o comamos fruta o verdura: vamos a sentir sed. Si nos negamos a beber agua normal, pues no es el agua de mar el que nos daña, es que no respondemos a lo que nos pide el cuerpo. (Para el caso de los náufragos ver el artículo correspondiente). (A la gente con demencia, o bebés o inconscientes, que no puede escuchar su cuerpo, siempre hay que darle agua de mar isotónica o más diluida todavía).

Los metales pesados se van al fondo

Si y no.
Puede que estén formado compuestos que estén en suspensión. Especialmente si estamos cerca de un punto de vertido industrial continuo o la desembocadura de un río contaminado.

La primera célula (la vida) salió del mar

La teoría de la evolución está hace tiempo rebatida por muchos hallazgos y argumentos (ver www.creationscience.com) : por ejemplo, el hallazgo de árboles fosilizados que atraviesan lo que según la evolución deberían ser capas de sedimentos de millones de años. ¿Cómo es posible?

Los estudios han demostrado la inocuidad del agua de mar

Esta es una frase que puede afirmarse (y es cierta) hablando en general. Pero, como se explica en otras partes de esta web y del libro, puede que haya personas a las que no les convenga tomar agua de mar. (No porque el agua de mar sea perjudicial por sí misma, sino por el estado de la persona).

Además de ello, esta frase no puede ser científicamente cierta, por lo siguiente:

Las matemáticas pueden afirmar que es cierto que 2 + 2 son 4 y lo será para toda la eternidad.
Pero en el resto de ciencias, y mucho menos las ciencias que tratan con seres vivos, es imposible garantizar "que algo no es perjudicial" al 100% porque es imposible estudiar todas los posibles efectos y circunstancias en que ese "algo" puede usarse.

Tomando agua de mar tendremos salud y no enfermaremos

Esta frase es evidentemente incorrecta. Podemos tomar agua de mar y, por otro lado, perjudicarnos mucho más con estrés o malos pensamientos.

Aunque la contraportada del libro "Beber agua de mar" diga "El agua de mar cura todos los males", se entiende que es un eslogan, una exageración, aunque la dijera Eurípides.

"El agua de mar no cura ninguna enfermedad que se haya vuelto crónica"

El agua de mar no cura nada, ayuda a que el cuerpo se autorepare. Puede que incluso de las averías que arrastramos desde hace años. Como explica la Dra. Ilari en su vídeo en el minuto 27:37
Cierto que decimos "el agua de mar cura las hernias discales", pero es sólo una forma de hablar. El agua de mar es una ayuda importante en algunos casos, pero es sólo eso; es el cuerpo, el que usando su poder autoreparador, se cura. Igual que el cuerpo es capaz de cicatrizar una herida por sí mismo.

"El agua de mar es un estilo de vida"

Tomar agua de mar puede ser un remedio maravilloso en un momento dado, una ayuda importante en otro o sólo un complemento nutricional si nos encontramos bien (es la sal más natural que podemos consumir).

"Yo soy un bebedor de agua de mar"

Cuando decimos esto es tan equivocado como decir: “yo soy comprador del jabón de tal marca”. El agua de mar puede habernos servido como remedio maravilloso, pero es sólo eso: un remedio. Podemos estar encantados con ella, hablar a todos nuestros conocidos sobre un fabuloso libro que habla de ella (“Beber agua de mar”), todo eso está muy bien siempre que no nos haga olvidar que hay muchas más cosas maravillosas y que el agua de mar es sólo una de ellas. Y que hay cosas mucho más importantes: Hamer. Y que hay cosas mucho más importantes que Hamer: la religión (nos jugamos mucho, más nos vale ocuparnos de este tema para no errar en él, pues las apariencias engañan).

Arriesgado beber agua de mar sin conocer las posibles reacciones que puede producirnos (Hamer), arriesgado mantener la salud sin conocer para qué estamos aquí ni cómo funciona el mundo (la religión), pues la usaremos para el mal: “más le valía no haber nacido...”.

Hay quien se preocupa de los medios (la salud) sin ocuparse para nada de los fines, o con un fin muy bonito pero equivocado:

Jesucristo no vino a nada de eso.

Copyright  -  Aviso legal   -   Arriba